Cómo ser diseñador web

Cómo ser Diseñador Web

Debido a la expansión y diversificación de los canales digitales, los diseñadores web son uno de los profesionales más demandados en la actualidad. Esto supone una excelente oportunidad para aquellos amantes del diseño que quieran especializarse en el Diseño Web.

Para ser diseñador web es necesario adquirir unos conocimientos sólidos que te permitan entender y resolver problemas de diseño web de forma eficaz. Además, debes dominar las herramientas correspondientes para demostrar tus habilidades, dar a conocer tu trabajo y que te contraten.

En la siguiente guía te desglosaré los pasos necesarios para convertirte en un diseñador web eficaz, aprovechando las herramientas y opciones de formación que tenemos a nuestro alcance hoy en día. Porque más allá de títulos y certificados académicos, tus futuros clientes o contratantes lo que quieren ver es si eres capaz de resolver sus problemas de diseño web.

Cómo ser diseñador web en 5 pasos en 2022

1. Adquiere los fundamentos teóricos del diseño web y las habilidades sociales necesarias

El primer paso para convertirse en diseñador web es obtener los conocimientos teóricos necesarios para el diseño y la maquetación de sitios web, así como el conjunto de habilidades interpersonales básicas para la práctica laboral correspondiente.

1.1 Aprende los fundamentos teóricos del diseño web

Todo empieza por conocer los conceptos fundamentales del diseño gráfico y diseño de la información, para luego entender cómo aplicarlos a los canales digitales. Esto supone comprender el medio y sus fundamentos estéticos, saber balancear los elementos que componen una página, así como organizar y jerarquizar la información, entre otras muchas cosas.

Puede que ya tengas cierta base teórica que hayas adquirido por tu experiencia en otras áreas del diseño y no necesariamente en el ámbito del diseño web. Sin embargo, es importante que aprendas cómo dichos conocimientos se aplican o adaptan al diseño web, ya que este tiene sus propias particularidades.

Es importante que en esta primera fase te centres en adquirir los fundamentos teóricos y no intentes abarcar demasiado desde el principio. Lo mismo ocurre con los lenguajes de programación, en este punto basta con conocer los fundamentos del HTML, JavaScript y CSS.

Esta profesión exige formarse constantemente, así que tendrás tiempo de desarrollar y ampliar tus conocimientos conforme vayas trabajando en proyectos más complejos.

Dónde aprender los fundamentos teóricos

Existen múltiples cursos y másteres que puedes realizar de forma presencial u online. Algunos pueden llegar a durar un año completo, como el curso online de la Escuela Superior de Diseño de Barcelona y otros, más intensivos, se pueden completar en apenas unas semanas, aunque, obviamente, no son iguales.

Los cursos intensivos suelen recortar parte de la teoría y se centran en los aspectos más prácticos, los más usados, para poder ejercer de diseñador web de manera inmediata. Para mi son una opción más interesante, ya que puedes empezar a trabajar con lo aprendido y desarrollando tus conocimientos después.

Asimismo, puedes optar por aprender Diseño Web por tu cuenta, ya que hay una gran oferta de tutoriales y cursos online para aprender a tu ritmo. En este sentido, el itinerario de aprendizaje de LinkedIn Learning para convertirse en diseñador o diseñadora UI-UX, con más de 18 horas de vídeos y prácticas, es una buena opción. Además, tienes acceso a todos los demás cursos de LinkedIn Learning para complementar tu formación.

Otro buen curso para empezar es “Diseño, desarrollo y publicación de una página web“, un curso del diseñador web Javier Usobiaga. Está muy bien explicado y además cubre los aspectos esenciales de HTML y CSS que necesitarás en tus inicios, y hasta introduce un poco de JavaScript.

1.2 Aprende habilidades interpersonales

Cuando colaboras en un equipo de trabajo, se espera de ti que tengas ciertas habilidades sociales, comunicativas y organizacionales. Estas habilidades son fundamentales para el correcto funcionamiento de cualquier equipo y el desarrollo de cualquier proyecto.

Las habilidades interpersonales son aquellos conocimientos y competencias que te permitirán colaborar e interrelacionarte correctamente con tus colegas durante la práctica profesional, y así establecer una relación cordial con tus compañeros, superiores o subordinados en el día a día.

Si trabajas como profesional independiente no pienses que vas a estar solo y no vas a necesitar estas habilidades. Una parte considerable del trabajo de cualquier freelance es establecer buenas relaciones con sus clientes.

El talento es importante, pero demostrar tu capacidad para crear y mantener una relación profesional cordial es fundamental para ganar y mantener clientes, así como desarrollar tu carrera profesional a largo plazo.

En este sentido, participar en comunidades y foros de diseñadores web puede ayudarte a entender y relacionarte con otros colegas, conocer sus preocupaciones, sus inquietudes, enriquecerte profesionalmente y traerte innumerables oportunidades profesionales.

2. Aprende las herramientas necesarias para el diseño web

El segundo paso para convertirse en diseñador web es familiarizarse con las herramientas y aplicaciones necesarias para realizar el trabajo. Como mencionamos más arriba, este tipo de tecnologías evolucionan y se actualizan constantemente, por lo que es importante que te mantengas al día de las novedades y actualizaciones.

WordPress

WordPress es una de las herramientas más populares y relevantes para la creación de webs. Se estima que cada día se crean 500 nuevos sitios web con WordPress y casi un 15% de los sitos web más visitados del mundo se han creado con esta herramienta.

Se trata de un sistema de creación y gestión de contenidos relativamente sencillo de utilizar, para el cual existen numerosos plug-ins que facilitan y aceleran el proceso de creación de webs, además de ampliar sus funcionalidades. Gracias a esto, puedes crear páginas web sencillas o sitios web muy complejos.

Si bien es cierto que existen muchos tutoriales gratuitos online, muchos de ellos están obsoletos o te enseñan cosas poco prácticas. Personalmente, te recomiendo no perder tiempo en buscando vídeos gratis y aprender rápidamente de la mano de un profesional destacado como Ignacio Cruz, cuyo curso “Creación de una web profesional con WordPress” te enseñará todo lo que necesitas para usar WordPress sin saber programar.

Figma

Figma es un editor online de gráficos vectoriales muy usado en la planificación y diseño de webs y prototipado de apps. Es muy fácil de usar, permite la colaboración y tiene unos precios muy accesibles. Para probarlo, puedes empezar hasta 3 proyectos gratis.

Figma es cada vez más popular para UI/UX design, diseño de wireframes, diagramas, creación de web design systems. Aprende los fundamentos de Figma con este curso de “Diseño web con Figma: creación de interfaces eficaces“, con Pablo Stanley.

Sketch

Sketch es otra herramienta de diseño y prototipado de páginas web y apps. Es muy similar a Figma y dependiendo de con qué profesionales del diseño web te relaciones, prefieren una u otra. Sin embargo, para mi Sketch tiene dos limitaciones: está orientada a los usuarios de Apple y tienes que pagar desde el primer momento, aunque siendo honesto, su precio es bastante accesible.

Sobre Sketch, no tengo ninguna duda que el mejor curso es el de Samuel Hermoso: “Introducción a Sketch“, con más de 11 horas de videos y 83 lecciones que te preparan para usar Sketch como un profesional.

Photoshop

Photoshop no es un programa específicamente pensado para diseño web, pero es el más utilizado para crear y editar imágenes para sitios web. Por lo tanto, es una herramienta muy potente que te interesa aprender para complementar a las demás herramientas de diseño web.

Hay muchos cursos de Photoshop, pero en este punto yo te recomiendo ir directamente al grano y aprender los aspectos que más vas a usar en el diseño web. Para ello, el curso de Domestika “Adobe Photoshop para diseño web” es ideal. Lo imparte Arturo Servín, diseñador web, Adobe Community Professional y experto certificado por Adobe.

Dreamweaver

Adobe Dreamweaver es un programa muy utilizado por los diseñadores web que tienen conocimientos avanzados de código y que quieren tener un control absoluto del diseño de las páginas web. No te lo recomiendo si estás empezando, ya que debido a su complejidad puede resultar muy frustrante.

En cambio, si tienes conocimientos de HTML, CSS y JavaScript sabrás apreciar todo el potencial que guarda Dreamweaver, ya que te permite un control absoluto del diseño web. Una buena forma de introducirte en Dreamweaver es con el curso “Diseño web responsive con Adobe Dreamweaver” de Arturo Servín, diseñador web y experto certificado por Adobe al que mencioné más arriba.

Elementor

Elementor es uno de los mejores page builders para WordPress del mercado. Básicamente es un plugin de WordPress que sirve para diseñar sitios web sobre esta plataforma sin necesidad de tener conocimientos de código. Sí deberás, sin embargo, tener conocimientos básicos de WordPress para instalarlo y usarlo.

Por mi experiencia, creo que Elementor es uno de las mejores herramientas para empezar a diseñar webs, ya que te ayuda a asimilar la forma en que se estructura una web, cómo se comportan sus elementos, etc. y el resultado es excelente. Además, te permite hacer todo esto muy rápidamente con lo que puedes equivocarte, estudiar tus errores y progresar muy rápidamente.

Webflow

Webflow es una de las herramientas de diseño web más potentes del mercado, ya que te da un control total del diseño y, sin embargo, no es tan compleja como Dreamweaver. Destaca porque no requiere el uso de código, pero sí una comprensión de básica de este para poder sacar el máximo provecho a sus herramientas.

Otra de sus ventajas de Webflow es la cantidad de plantillas que sus usuarios comparten gratuitamente y que puedes estudiar para aprender cómo hacer como crear tus propios proyectos.

Webflow tiene su propio bootcamp para aprender diseño web y puedes usar Webflow mientras aprendes, ya que la compañía te permite desarrollar un pequeño proyecto para practicar, sin pagar por la herramienta.

3. Practica tus habilidades como diseñador web

Una vez completada lo que podríamos considerar como la formación esencial, es decir, dominar los aspectos teóricos esenciales y las herramientas, deberías comenzar a practicar y pulir tus habilidades de diseño web para prepararte para el mundo laboral.

Solamente poniendo en práctica lo aprendido te darás cuenta de cuáles son tus puntos fuertes y qué necesitas mejorar o qué te queda aún por aprender. Por ejemplo, quizá se te da muy bien crear una identidad visual coherente para un sitio web, pero sientes que tus conocimientos de UX son limitados; o quizá te gustaría aprender CSS para ser más eficiente diseñando. Sea lo que fuere, ahora es el momento de descubrir y mejorar esos detalles.

Aprende copiando, ya serás original más tarde

Te recomiendo empezar, analizando y copiando páginas web sencillas y profesionales que te gusten. Así de descarado te lo digo. Copia páginas web reales de marcas que admires, no te vayas a copiar imágenes del Dribble o del Pinterest que en ocasiones no tienen una aplicación práctica real.

El objetivo es que aprendas a crear diseños eficaces, que se puedan usar. Por eso, mientras copias sitios web reales, es importante que intentes entender el punto de vista del usuario y luego entender las decisiones que el diseñador web tomó en su momento y por qué. Intenta expresar esas decisiones con tus propias palabras, ya que explicar tus decisiones de diseño será parte de tu futuro trabajo.

Además, copiar el diseño de diferentes tipos de webs (tiendas online, blogs, webs institucionales…) te ayudará a conocer las necesidades de diseño que hay detrás de cada una de ellas y cómo resolverlas. Esto te será muy útil en el futuro, ya que nunca sabes con qué cliente te puedes topar.

De esta forma descubrirás errores, buenas prácticas y excepciones a lo que has aprendido hasta ahora. También te servirá para empezar a crear tus propios diseños y prototipos, a saber explicarlos a un cliente o avanzarte a posibles inconvenientes cuando se te encargue una tarea, ya que ya te habrás enfrentado a situaciones similares mientras copiabas tus sitios web favoritos.

Crea tus primeras páginas web

Si te sientes con confianza, puedes intentar realizar trabajos de baja complejidad para amigos, familiares y vecinos. El objetivo no es ganar dinero, sino ganar experiencia, así que no sobrestimes tus capacidades ni aceptes proyectos grandes o en los que haya mucho en juego, ya que corres el riesgo de que salgan mal.

Personalmente, te recomiendo empezar por páginas web sencillas antes que enfrentarte a un sitio web desde el inicio, ya que el volumen de trabajo puede abrumarte. Una vez te sientas confortable diseñando páginas web, ya puedes dar el salto a sitios web sencillos, de 3 o 4 páginas.

Busca feedback cualificado

Tan importante como practicar y crear nuestros propios proyectos es compartirlos y recibir feedback cualificado, ya que a veces necesitamos que otros nos ayuden a ver nuestros propios errores y aciertos.

Para que este feedback sea útil para ti, es mejor que provenga de personas que entiendan de diseño web y se expresen en los términos apropiados. Puedes acudir a profesionales del diseño web que conozcas y con los que tengas confianza o pedir opinión en comunidades de diseñadores, foros, etc.

Es importante que aprendas a recibir sugerencias, críticas y halagos por tus diseños, ya que una vez te conviertas en profesional del diseño web, todo lo que hagas tendrás que exponerlo ante tus jefes, tus clientes, el público o los tres a la vez. Aprender a encajar las críticas a tu trabajo es fundamental en cualquier trabajo creativo.

4. Construye tu propio porfolio

Resulta fundamental disponer de una muestra representativa de tu trabajo para que los clientes o empleadores puedan conocer de lo que eres capaz como diseñador web y tu capacidad para responder a los requerimientos profesionales de la actividad.

En resumen, tu porfolio es tu carta de presentación en el mundo profesional, por ello solo debe incluir los trabajos realizados que mejor demuestren tu potencial como diseñador web. Debe ser conciso y claro, así que evita colocar trabajos demasiado similares y reduce las explicaciones al mínimo, ya que tu trabajo debería hablar por sí solo.

Un porfolio bien elegido y bien presentado puede ensalzar tu valor como profesional, o todo lo contrario. Y dado que crear un porfolio lleva mucho tiempo, te recomiendo empezar con buen pie con este curso de “Diseño de porfolios” de Andrea Jelic que puedes encontrar en Domestika. Este curso enseña a planificar y producir un porfolio efectivo y también a promocionarlo.

Publica tu portfolio

Puedes construir tu portfolio de diversas formas. Si quieres tener un portfolio online listo en poco tiempo, puedes usar portales como Behance o usar plantillas ceadas para ello, en plataformas como WordPress o Squarespace. Personalmente, te recomiendo Behance para empezar, porque a la vez obtendrás feedback de la comunidad de diseñadores.

5. Encuentra tu primer trabajo como diseñador web

Existen 2 maneras de empezar a trabajar como diseñador web. Por un lado, puedes trabajar por cuenta ajena, es decir, trabajar para un tercero a cambio de un salario y, por el otro lado, tienes la opción de trabajar independientemente como freelance.

Puedes dedicarte al freelancing directamente y buscarte tus propios clientes, pero que te contrate un tercero no es tan fácil, ya que el empleador seguramente quiera que demuestres una cierta experiencia para el puesto. Por ello, seguramente el empleador te proponga empezar como becario o como freelance en algún proyecto pequeño para ponerte a prueba.

Empezar como becario

Acceder a un puesto de becario en una empresa es algo habitual y una buena forma de asentar tus conocimientos, desarrollar tus habilidades, ganar confianza en ti mismo e iniciar tu red de contactos.

Incluso si quieres ser un diseñador independiente, empezar como becario en una empresa te beneficiará en términos de capacitación y experiencia. Además, si lo haces bien, puede que tu contratista se convierta luego en tu primer cliente.

Durante tu periodo de becario se evaluarán, no solo tus capacidades técnicas, sino tu compromiso, tu responsabilidad y tu diligencia a la hora de hacer tu trabajo. A su vez, tú puedes aprovechar para evaluar qué especialidad del diseño web te gusta más, en qué puesto

También resulta importante para cultivar relaciones cordiales con otros diseñadores web, negocios, emprendedores e incluso particulares que puedan requerir tus servicios para diseñar o colaborar en el diseño de una página web.

Trabajar para un empleador

Uno de los mayores atractivos de trabajar por cuenta ajena es que requiere de un esfuerzo mínimo en términos de gestión financiera de la propia actividad, ya que la empresa se encarga de casi todo.

Existen muchas posiciones que un diseñador puede ocupar dentro de una empresa, institución, agencia o estudio de diseño. Echa un vistazo a mi guía sobre las mejores agencias y estudios de diseño del mundo para ver que oportunidades de trabajo están ofertando. He dejado links a sus páginas de ofertas y hasta sus contactos.

En el caso de las agencias y estudios que ofrecen servicios de diseño web, ambas realizan pedidos para empresas o clientes externos, aunque a veces también realizan proyectos propios. Las agencias y estudios son una buena opción para empezar porque te permiten conocer y aprender trabajando para clientes diversos.

En cambio, si decides trabajar para una empresa o institución, normalmente trabajarás en el diseño de uno o más sitios web o canales digitales de esa misma empresa o institución. Si esta es muy grande y dispone de un equipo amplio de diseñadores, puede que te encargues de una sección o área digital concreta.

Trabajar como freelance

Ser freelancer significa ser trabajador independiente, y esto se caracteriza principalmente por una cosa: la autogestión. Esto te da cierta libertad e independencia, pero también conlleva asumir responsabilidades que nada tienen que ver con el diseño web, como conseguir clientes y gestionar las finanzas de tu actividad.

Estas tareas adicionales pueden resultar estresantes si nunca has sido freelance, estás empezando desde cero o no tienes relación alguna con clientes potenciales. Si es tu caso y tienes la oportunidad, personalmente te recomendaría empezar antes en una empresa, conocer cómo funciona el negocio y las necesidades de los clientes.

Una vez conozcas el negocio, sin duda ser freelance te puede resultar muy satisfactorio y rentable, gracias a un mayor control sobre tu trabajo, tu vida y tus finanzas. ¿Mola? A mi sí me mola, pero fácil no es. Tenlo en cuenta.

Publicaciones Similares